Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Patio Escalón Salas Castellani Salas de los Fastos Modernos Salas de los Horti Lamiani Salas de los Horti Tauriani-Vettiani Salas de los Horti de Mecenas Galería Exedra de Marco Aurelio Area del Templo de Júpiter Sala del Medioevo

Museo del Palacio de los Conservadores

El Palacio de los Conservadores, sede por muchos siglos de la homónima magistratura ciudadana, alberga desde el siglo XV esculturas de la colección capitolina. La arquitectura interior del palacio y la disposición de las obras se ha ido modificando a lo largo del tiempo. Originariamente colocadas en el pórtico exterior de la planta baja, en la fachada y el patio, las esculturas han ido aumentando y ocupando las salas de la primera planta. La denominación de Museo del Palacio de los Conservadores se adoptó en 1876 con la ampliación de los espacios expositivos.
La reestructuración se completó en 2005 y cambió radicalmente el aspecto de esta sección museística gracias a la realización de gran sala con ventanales para los grandes bronces capitolinos, la nueva disposición de las salas de los Horti Romani y de la colección Castellani, así como la creación de un amplio sector dedicado al templo de Júpiter Capitolino.

Salas de los Horti Lamiani

Museo del Palacio de los Conservadores - Salas de los Horti Lamiani

Formaban parte del mísmo también importantes grupos de estatuas, como la famosa Venus Esquilina acompañada a los lados de dos sacerdotisas o Musas y el retrato de Commodo como Hércules con al lado los tritones. 
Ubicados en la zona más alta del Esquilino, en el área alrededor de la actual plaza Vittorio Emanuele, los Horti Lamiani fueron fundados por el cónsul Elio Lamia, amigo de Tiberio y pasaron pronto (ya con Calígula) a formar parte de las propiedades imperiales. 

De la lujosa decoración del enorme complejo edificado, sacado a la luz gracias a las excavaciones del siglo XIX y, más tarde, cubierto de nuevo, además de los frescos y de los elementos arquitectónicos de mármoles de colores se han encontrado innumerables pequeñas láminas de bronce dorado con gemas engarzadas, restos de un precioso revestimiento parietal.
 También formaban parte del mismo importantes grupos de estatuas como la famosa Venus Esquilina acompañada de sendas sacerdotisas o Musas y el retrato de Commodo como Hércules flanqueado de tritones.

Los Horti Lamiani ocupaban antiguamente la zona del Esquilino actualmente limitada por la plaza Vittorio Emanuele, via Merulana y viale Manzoni. El fundador fue identificado como Lucio Elio Lamia, cónsul en el año 3 d.C., amigo personal de Tiberio y descendiente de una noble estirpe que remontaba sus orígenes al mítico Lamo, héroe griego fundador de Formia: una familia importante que siguió Mecenas en la recuperación urbanística de Esquilino, hasta ese momento ocupado por un sepulcrito. Las fuentes literarias transmiten que los Horti Lamiani ya en el Siglo I d.C. (con Calígula) eran de propiedad imperial: tal vez el mismo Elio Lamia había dejado la villa en herencia a Tiberio, asiduo frecuentador de los jardines de Esquilino.

Las excavaciones ottocentesche pusieron a la luz los restos de un amplio complejo constructivo: entre los edificios más notables se encuentran una inmensa estructura con forma de teatro, probablemente una fontana monumental con efecto escenográfico en el valle subyacente; un pórtico en el cual se asoman ambientes con frescos de jardín; una serie de ambientes termales decorados con mármoles preciosos de color; una estupefaciente galería subterránea larga casi ochenta metros, que provocó el asombro de los descubridores por la riqueza de su decoración: tenía el piso realizado con las más raras calidades de alabastro (del cual queda sólo una porción), estaba decorado con columnas preciosas de amarillo antiguo con bases y capiteles de estuco dorado; otros ambientes del mismo complejo tenían paredes revestidas por lastras de pizarra negra decoradas con arabescos dorados o alegradas con juegos de agua.

Un lujo estupefaciente, digno de un emperador “excesivo” como Calígula, y más tarde confirmado por el hallazgo de innumerables lamillas de revestimiento parietal de cobre dorado dentro de las cuales se introducían gemas de las más diferentes calidades: un ejemplo del esplendor decorativo cuyo eco se conserva en algunas pinturas pompeyanas (como por ejemplo en la villa de Oplontis) y en el cual se tiene que reconocer probablemente la fastuosa estructura decorativa de un ambiente destinado al culto imperial.

En una cámara subterránea fue encontrado un grupo de esculturas muy notables por su número, calidad artística y estado de conservación. Entre estas la espléndida Venus Esquilina junto con las dos estatuas femeninas que la acompañan, el notable busto de Dioniso tendido probablemente parte de un complejo más amplio, el grupo de Commodo como Hércules, verdadera obra maestra de retrato romano, flanqueado por las estatuas de Tritones en una alegoría de la apoteosis del emperador.

Escultura
Primera época imperial
inv. MC1141
Escultura
180-193 d.C.
inv. MC1120
Escultura
180-193 d.C.
inv. MC1119
Escultura
180-193 d.C.
inv. MC1121
Escultura
Época tiberiana
inv. MC1137

de nuevo a menú facilitado.