Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Página Inicial > Percursos por salas > Museo del Palacio de... > Salas de los Horti Tauriani-Vettiani
Patio Escalón Salas Castellani Salas de los Fastos Modernos Salas de los Horti Lamiani Salas de los Horti Tauriani-Vettiani Salas de los Horti de Mecenas Galería Exedra de Marco Aurelio Area del Templo de Júpiter Sala del Medioevo

Museo del Palacio de los Conservadores

El Palacio de los Conservadores, sede por muchos siglos de la homónima magistratura ciudadana, alberga desde el siglo XV esculturas de la colección capitolina. La arquitectura interior del palacio y la disposición de las obras se ha ido modificando a lo largo del tiempo. Originariamente colocadas en el pórtico exterior de la planta baja, en la fachada y el patio, las esculturas han ido aumentando y ocupando las salas de la primera planta. La denominación de Museo del Palacio de los Conservadores se adoptó en 1876 con la ampliación de los espacios expositivos.
La reestructuración se completó en 2005 y cambió radicalmente el aspecto de esta sección museística gracias a la realización de gran sala con ventanales para los grandes bronces capitolinos, la nueva disposición de las salas de los Horti Romani y de la colección Castellani, así como la creación de un amplio sector dedicado al templo de Júpiter Capitolino.

Salas de los Horti Tauriani-Vettiani

Museo del Palacio de los Conservadores - Salas de los Horti Tauriani-Vettiani

La grandeza y el esplendor de la residencia de Statilio Tauro, importante personaje de la Roma del siglo I d.C., fue probablemente el origen de su condena por magia, inspirada por Agripina para poder adquirir la propiedad para el tesoro imperial. 
Más tarde, el área de los horti fue subdividida en propiedades, pero bajo Galieno (mediados del siglo III d.C.) fue parcialmente devuelta a los Horti Liciniani; se halló en edad tardo-antigua la residencia de Vetio Agorio Pretextato (Horti Vettiani). 

En edad augusta, por lo que se puede reconstruir de las fuentes y de la documentación epigráfica, dentro del territorio comprendido entre via Labicana antigua, el vallado serviano y el límite representado por los muros aurelianos, estaban los Horti Tauriani, una extensión que fue calculada alrededor de 36 hectáreas: los mismos toman el nombre de Statilio Tauro, personaje eminente en Roma del siglo I d.C., condenado por magia con orden de Agripina (según Tacito), que quería apropiarse de la prestigiosa residencia. En los límites de la propiedad y a lo largo del recorrido de la via Labicana, se encontraba el sepulcrito de familia.

Después del pasaje de la propiedad en mano imperial, la misma fue nuevamente desmembrada, a favor de Epaphrodito y Pallante (libertos respectivamente de Claudio y Nerón), para después confluir nuevamente bajo Gallieno (253-268 d.C.) en los Horti Liciniani.

En los confines occidentales del área fueron hallados los restos de un edificio que, a través de nombres escritos en las fistulae aquariae, puede referirse a Vetio Agorio Pretextato ( Praefectus Urbi del año 367-368 d.C.) y a su esposa Fabia Aconia Paulina.
Un muro encontrado en el área y construido, como verificado en muchos otros casos en el Esquilino, con fragmentos de esculturas, restituyó una extraordinaria cantidad de materiales.

De esta zona proceden numerosas esculturas atribuibles a las distintas fases de la vida de los jardines: estatuas de divinidades, relieves paisajísticos y decorativos, dos grandes vasijas de mármol y tres espléndidos retratos imperiales de Adriano, Sabina y Matidia. 

Una ambientación dentro de una residencia inmersa en el verde parece particularmente apropiada para la estatua de vaca, tal vez parte de un grupo de pastoral y probablemente copia de la famosísima estatua de bronce de sujeto igual creada por Mirone para la Acrópolis de Atenas y llevada a Roma en época de Vespasiano. Se insertan bien en la decoración de un jardín también los relieves: uno, particularmente refinado, representa un paisaje sacro con un santuario circundado de altos muros, mientras los otros dos, lamentablemente fragmentos, son de manufactura neo-ática y representan las cuadrigas de Helios (el sol) y  Selene (la luna) que corren una al encuentro de la otra.

Escultura
Del original griego de Kephisodotos del siglo IV a.C.
inv. MC1123
Escultura
Siglo I a.C.
inv. MC0899

de nuevo a menú facilitado.