Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Colección Santarelli Salas de los Frescos Sala del Frontón

Palacio Clementino Caffarelli

El Palacio Caffarelli, incluido el núcleo más antiguo denominado palacio Clementino, se incluyó en el conjunto museístico en el 2000.
Las obras de restauración permitieron, sobre todo en las salas del palacio Clementino, devolver las dimensiones originales de las salas y recuperar parte del aparato decorativo de lo fue la planta noble del palacio.

El núcleo originario del edificio surge en la segunda mitad del Siglo XVI en el Campidoglio, donde se extendía la propiedad de la noble familia de los Caffarelli. La construcción, adosada al Palacio de los Conservadores, está representada con toda evidencia en los planos de la ciudad de Roma desde 1593; en época moderna ha sido denominada, impropiamente, Palacio Clementino.
A este antiguo edificio pertenecen la sala de los Frescos y las tres salas contiguas, como testimonian los techos de madera artesonados y los pasajes de las decoraciones parietales hallados durante las restauraciones, elementos supérstite de una decoración de la misma época.

Salas de los Frescos

Palacio Clementino Caffarelli - Salas de los Frescos

Este espacio, el más importante en cuanto a dimensiones y riqueza ornamental, conserva restos de los frescos que cubrían las paredes, en los que grandes escenas figuradas quedaban enmarcadas entre las columnas y los elementos arquitectónicos, mientras que sobre las puertas se pintaron pequeños paisajes. 
La sala, también conocida como Sala San Pedro por el tema de una de las escenas superiores, representa la sanación que realizó San Pedro ante el Templo de Jerusalén.

Entre las salas de Palacio Clementino de un interés particular encontramos la Sala de los Frescos, cuya decoración se extendía, como testimonian los amplios restos hallados, en todas las superficies parietales. En la misma, una compleja partitura arquitectónica con columnas y cornisones encuadraba escenas pintadas de frescos con sujetos sacros de grandes dimensiones, come el Milagro de S. Pedro o representaciones más pequeñas de paisajes en las sobrepuertas.

Sobresalen las ricas puertas de madera de las salas, cuya restauración puso a la luz la belleza de los entalles y los dorados. Las valiosas manufacturas no fueron realizadas para estos ambientes sino que se adaptaron a los locales de las puertas con modificaciones y evidentes cortes.

Escultura
Cabeza: época adrianea; busto siglo XVIII
inv. MC0270
Escultura
Siglo I d.C.
inv. MC0416

de nuevo a menú facilitado.