Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Patio Sala Egipcia Atrio Habitaciones en la planta baja Escalón Galería Sala de las Palomas Gabinete de Venus Sala de los Emperadores Sala de los Filósofos Salón Sala del Fauno Sala del Gladiador

Palacio Nuevo

Este sector museal, no obstante los cambios enfrentados a lo largo de los siglos, ha sustancialmente mantenido las características de la composición del Setecientos.
Se ha quedado practicamente inmutado el aspecto decorativo de los ambientes, a los cuales se ha adecuado también la disposición de las esculturas y de las inscripciones.
Las notables esculturas antiguas proceden en gran parte de las colecciones privadas de prelados y nobles familias romanas.
El edificio, de manera diferente al contrapuesto Palacio de los Conservadores, muestra un equilibrio simétrico de los espacios y de los elementos arquitectónicos.

El Palacio se denomina Nuevo porque fue construido ex novo, sobre la base del proyecto de Michelangelo, para completar el diseño de la plaza capitolina, añadido a los preexistentes Palacio Senatorio y Palacio de los Conservadores.
El museo fue inaugurado en 1734, bajo el pontificado de Clemente XII, que el año anterior había adquirido para las colecciones capitolinas la importantísima colección Albani de antigüedades, constituida por 418 esculturas. Estas se añadieron a las obras, ya expuesta en el Belvedere Vaticano, y donadas al Campidoglio por el papa Pio V en 1566, y también las esculturas que año por año llegaron a la colina y que ya no encontraban ubicación en el Palacio de los Conservadores.
Las colecciones aún están organizadas según la concepción expositiva settecentesca.

Gabinete de Venus

Palacio Nuevo - Gabinete de Venus

En el centro esta sala pequeña octagonal destaca la estatua de la Venus Capitolina, excepcionalmente bien conservada, inspirada en la Afrodite Cnidia de Práxiteles .

La escultura, de un tamaño apenas superior al real, fue hallada entre 1667 y 1670 cerca de la basílica de S.Vitale entre el Quirinale y el Viminale, y fue donada a los Museos Capitolinos por Benedetto XIV en 1752.

La diosa está desnuda, retractada en un gesto sensual y púdico con los brazos que ocultan a la vista del espectador las armoniosas formas del cuerpo. Los objetos que acompañan la figura, la desnudez y el peinado aluden al baño lustral de la divinidad. 
Se trata de una variante de la estatua de Afrodita creada por Prassitele en el Siglo IV a.C. para el santuario de la diosa en Cnido. 

El número de copias y variantes conocidas testimonia el éxito de la obra en el mundo romano. 
El valor atribuido a la escultura está documentado también por el hallazgo de la estatua en un muro antiguo: el propietario la esconde para defenderla de un inminente peligro.

Escultura
De un original de Praxiteles (siglo IV a.C.)
inv. MC0409

de nuevo a menú facilitado.