Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Patio Sala Egipcia Atrio Habitaciones en la planta baja Escalón Galería Sala de las Palomas Gabinete de Venus Sala de los Emperadores Sala de los Filósofos Salón Sala del Fauno Sala del Gladiador

Palacio Nuevo

Este sector museal, no obstante los cambios enfrentados a lo largo de los siglos, ha sustancialmente mantenido las características de la composición del Setecientos.
Se ha quedado practicamente inmutado el aspecto decorativo de los ambientes, a los cuales se ha adecuado también la disposición de las esculturas y de las inscripciones.
Las notables esculturas antiguas proceden en gran parte de las colecciones privadas de prelados y nobles familias romanas.
El edificio, de manera diferente al contrapuesto Palacio de los Conservadores, muestra un equilibrio simétrico de los espacios y de los elementos arquitectónicos.

El Palacio se denomina Nuevo porque fue construido ex novo, sobre la base del proyecto de Michelangelo, para completar el diseño de la plaza capitolina, añadido a los preexistentes Palacio Senatorio y Palacio de los Conservadores.
El museo fue inaugurado en 1734, bajo el pontificado de Clemente XII, que el año anterior había adquirido para las colecciones capitolinas la importantísima colección Albani de antigüedades, constituida por 418 esculturas. Estas se añadieron a las obras, ya expuesta en el Belvedere Vaticano, y donadas al Campidoglio por el papa Pio V en 1566, y también las esculturas que año por año llegaron a la colina y que ya no encontraban ubicación en el Palacio de los Conservadores.
Las colecciones aún están organizadas según la concepción expositiva settecentesca.

Galería

Palacio Nuevo - Galería

A ambos lados de la Galería se alinean obras de escultura de distintos géneros y épocas, dispuestas según criterios exclusivamente ornamentales. Muchas estatuas son copias romanas derivadas de originales de los grandes escultores griegos ya perdidos. Las restauraciones modernas han alterado mucho el esquema iconográfico. 
Cubren las paredes centenares de pequeñas inscripciones, procedentes en gran parte del palomar de los esclavos y los libertos de la emperatriz Livia en la via Appia.

En la galería se encuentran más de 100 esculturas di carácter, tamaño y proveniencia diferentes. Esculturas representantes divinidades y personajes de la mitología antigua, obras de arte de extraordinario compromiso formal y manufacturas decorativas seleccionadas con gusto anticuario, escanden el largo recorrido de la galería ofreciendo un panorama irrepetible de la cultura figurativa transmitida hasta nosotros desde la antigüedad.

La organización de las obras recalca, en grandes líneas, la realizada con gran erudición por el marqués Alessandro Capponi con encargo del papa Clemente XII, que en 1734 inauguró el Museo.

Entre las obras más significativas se pueden citar:
 - la cratera de cáliz proveniente de la tumba de Cecilia Metella y decorada con un elegantísimo motivo vegetal, que apoya en una vera decorada en relieve con las figuras de los doce dioses;
 - la espléndida figura de Leda con el cisne, transposición escultórea del tema mitológica que vio Zeus transformarse en cisne para conquistar el amor de Leda: de esta unión nació Helena de Troya y los gemelos divinos Castor y Pólux;
 - la Vieja ebria, representada con crueldad realista mientras estrecha el vaso de vino, probablemente copia de un original helenístico del Siglo III a.C.;
 - Hércules luchando contra Hidra: la escultura, encontrada en el área de S. Agnese fuera del Muro e integrada por Alessandro Algardi (1602-1654), deriva de un modelo elaborado por Lisippo en el Siglo IV a.C. El fragmento de pierna expuesto al lado, probablemente antiguo y encontrado en el mismo lugar, fue inicialmente utilizado para la restauración de la escultura pero después fue sustituido por la composición barroca;
 - el refinado Eros tensando el arco, caracterizado por el equilibrio inestable de la figura, copia de una célebre obra de Lisippo del Siglo IV a.C. ;
 - el magnífico sarcófago monumental con escenas de amazonomaquia, del Siglo II d.C., solapado con una cabeza de Dioniso;
 - el niño Hércules estrangulando las serpientes, en el cual se puede reconocer, tal vez, al pequeño Annio Vero;
 - el guerrero caído, creado por el artista Monnot (1658-1733) como pendant del Gálata Moribundo, reutilizando un torso antiguo copia del Discóbolo de Mirone.

En las paredes están colocadas las inscripciones funerarias provenientes del colombario de los siervos y de los libres de Livia, descubierto en 1726 en la via Appia: los cientos de oficios indicados por las inscripciones presentan un panorama de gran interés con respecto a la vida en la corte imperial.

Escultura
De original greco del siglo IV a.C.
inv. MC0292
Escultura
Original helenístico
inv. MC0253
Escultura
De original helenístico
inv. MC0299
Escultura
De un original del escultor Timotheos (360 a.C.)
inv. MC0302
Escultura
De original helenístico. Restauros modernos de Alessandro Algardi (siglo XVII)
inv. MC0236
Escultura
Siglo I d.C. - Parte antiqua: copia del tronco de discóbolo de Mirone (460 a.C.). Restauro moderno de Pierre-Etienne Monnot (1658-1733)
inv. MC0241
Escultura
Segunda mitad de siglo II d.C.
inv. MC0247
Escultura
De un original de Lisipo
inv. MC0410

de nuevo a menú facilitado.