Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Página Inicial > Percursos por salas > Palacio Nuevo > Sala de los Emperadores
Patio Sala Egipcia Atrio Habitaciones en la planta baja Escalón Galería Sala de las Palomas Gabinete de Venus Sala de los Emperadores Sala de los Filósofos Salón Sala del Fauno Sala del Gladiador

Palacio Nuevo

Este sector museal, no obstante los cambios enfrentados a lo largo de los siglos, ha sustancialmente mantenido las características de la composición del Setecientos.
Se ha quedado practicamente inmutado el aspecto decorativo de los ambientes, a los cuales se ha adecuado también la disposición de las esculturas y de las inscripciones.
Las notables esculturas antiguas proceden en gran parte de las colecciones privadas de prelados y nobles familias romanas.
El edificio, de manera diferente al contrapuesto Palacio de los Conservadores, muestra un equilibrio simétrico de los espacios y de los elementos arquitectónicos.

El Palacio se denomina Nuevo porque fue construido ex novo, sobre la base del proyecto de Michelangelo, para completar el diseño de la plaza capitolina, añadido a los preexistentes Palacio Senatorio y Palacio de los Conservadores.
El museo fue inaugurado en 1734, bajo el pontificado de Clemente XII, que el año anterior había adquirido para las colecciones capitolinas la importantísima colección Albani de antigüedades, constituida por 418 esculturas. Estas se añadieron a las obras, ya expuesta en el Belvedere Vaticano, y donadas al Campidoglio por el papa Pio V en 1566, y también las esculturas que año por año llegaron a la colina y que ya no encontraban ubicación en el Palacio de los Conservadores.
Las colecciones aún están organizadas según la concepción expositiva settecentesca.

Sala de los Emperadores

Palacio Nuevo - Sala de los Emperadores

Alineados en ménsulas de mármol a lo largo de las paredes se suceden los bustos de emperadores y emperatrices, así como de personajes influyentes de la edad imperial, no siempre de fácil atribución. 
La colección documenta el desarrollo de la retratística romana del periodo hasta el tardo-antiguo.

La organización de la sala remonta a la primera ordenación del Museo: aquí se expusieron los retratos de los emperadores romanos y de los personajes de las familias imperiales, recogidos en su mayoría por el cardenal Alessandro Albani. 

La riquísima serie de retratos imperiales representaba una de las características más preciosas de la colección Albani, adquirida en 1733 para los Museos Capititolinos por el papa Clemente XII como núcleo fundador del nuevo museo, inaugurado en el año siguiente.

Los retratos se exponen en orden cronológico, en una doble fila de ménsulas. A partir de Augusto hasta alcanzar los retratos de la tarda antigüedad, los 67 retratos conservados en la sala permiten seguir el desarrollo de las diferentes corrientes estilísticas relacionadas con la retratística oficial.

De la composición clásica de los retratos de Augusto y de su esposa Livia (representada como Cerere), adoptada también por los miembros de la familia julio-claudia como Germánico, Agripina la Mayor y Nerón, se pasa a los trazos más realistas e individuales de los retratos de Vespasiano y Tito, emperadores flavios, y de Trajano. A este periodo remonta también el retrato de la “ Dama Flavia” (“Busto Fonseca”), extraordinaria obra maestra de la escultura antigua, tanto por la fuerza expresiva como por la pericia técnica.

Con Adriano, primer emperador que adoptó la barba, los retratos se inspiran a modelos griegos, como también con Antonino Pío, que se inspira abiertamente a imágenes de filósofos.
Estos géneros impregnados por acentos de mayor realismo, caracterizan toda la retratística del Siglo II d. C., por Marco Aurelio en Septimio Severo; en cambio con Caracalla se privilegia el aspecto heroico relacionado con el ejercicio del poder.

Para los emperadores del Siglo III d. C. (Maximino el Tracio, Pupieno, Trajano Decio, Gordiano III), el periodo de la crisis del imperio, se evidencian las dotes militares y el carácter de emperadores -soldados; entre estos, Galieno en cambio vuelve a privilegiar la tradición clásica.

En el centro de la sala se encuentra la estatua sentada de Elena, madre de Constantino, representada según un modelo clásico creado por Fidia por una imagen de Afrodita.
En las paredes están engarzados importantes relieves, entre los cuales sobresalen el del mito de Perseo que libera Andrómeda y el de Endimión dormido, de época adriánea.

Escultura
98-117 d.C.
inv. MC0276
Escultura
Época Tiberiana (14-37 d.C.)
inv. MC0444
Escultura
147-148 d.C.
inv. MC0440
Escultura
Principios del siglo II d.C.
inv. MC0434
Escultura
79-81 d.C.
inv. MC0433
Escultura
67-79 d.C.
inv. MC0432
Escultura
138-161 d.C.
inv. MC0447
Escultura
161-180 d.C.
inv. MC0448
Escultura
17 a.C.- 33 d.C.
inv. MC0421
Escultura
35-29 a.C.
inv. MC0413
Escultura
253-260 d.C.
inv. MC0360
Escultura
Siglo XVII (solo parte del rostro es antigua)
inv. MC0427
Escultura
221 d.C.
inv. MC0470
Escultura
27 a.C.- 14 d.C.
inv. MC0495
Escultura
276-282 d.C.
inv. MC0493
Escultura
138-161 d.C.
inv. MC0446
Escultura
215-217 d.C.
inv. MC0464
Escultura
200-210 d.C.
inv. MC0461
Escultura
147-148 d.C.
inv. MC0449

de nuevo a menú facilitado.