Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Patio Sala Egipcia Atrio Habitaciones en la planta baja Escalón Galería Sala de las Palomas Gabinete de Venus Sala de los Emperadores Sala de los Filósofos Salón Sala del Fauno Sala del Gladiador

Palacio Nuevo

Este sector museal, no obstante los cambios enfrentados a lo largo de los siglos, ha sustancialmente mantenido las características de la composición del Setecientos.
Se ha quedado practicamente inmutado el aspecto decorativo de los ambientes, a los cuales se ha adecuado también la disposición de las esculturas y de las inscripciones.
Las notables esculturas antiguas proceden en gran parte de las colecciones privadas de prelados y nobles familias romanas.
El edificio, de manera diferente al contrapuesto Palacio de los Conservadores, muestra un equilibrio simétrico de los espacios y de los elementos arquitectónicos.

El Palacio se denomina Nuevo porque fue construido ex novo, sobre la base del proyecto de Michelangelo, para completar el diseño de la plaza capitolina, añadido a los preexistentes Palacio Senatorio y Palacio de los Conservadores.
El museo fue inaugurado en 1734, bajo el pontificado de Clemente XII, que el año anterior había adquirido para las colecciones capitolinas la importantísima colección Albani de antigüedades, constituida por 418 esculturas. Estas se añadieron a las obras, ya expuesta en el Belvedere Vaticano, y donadas al Campidoglio por el papa Pio V en 1566, y también las esculturas que año por año llegaron a la colina y que ya no encontraban ubicación en el Palacio de los Conservadores.
Las colecciones aún están organizadas según la concepción expositiva settecentesca.

Sala Egipcia

Palacio Nuevo - Sala Egipcia

Gran parte de las obras expuestas proviene del Iseo del Campo Marzio, el más importante santuario dedicado a las divinidades egipcias en Roma.

En el periodo de su máximo fulgor, después de la reconstrucción del emperador Domiziano después del gran incendio que destruyó el Campo Marzio en el año 80 d.C., el gran complejo arquitectónico se desarrolla en un área particularmente extendida (unos 220 x 70 m), con los templos de Isis y Serápide unidos por una gran plaza rectangular.

Un vial largo, parecido a la vía procesional de los grandes santuarios egipcianos, conducía al templo de Isis: el acceso monumental estaba decorado con columnas de granito gris del fusto representado con sacerdotes, músicos y cantores (expuestos en el Patio) y coronados con capiteles de mármol blanco con forma de campana adornados con hojas de palma egipciana. A lo largo del vial se alternaban esfinges y obeliscos pequeños, y en su interior corría un canal donde pasaba agua sacra, que aludía al Nilo y tenía una función de importancia en los rituales religiosos. De particular interés el hallazgo dentro del canal de un cocodrilo de granito rosa, evidentemente inmerso en el agua, que completaba la sugestión del ambiente nilótico.

En el lado opuesto surgía el templo de Serápide, que correspondía al área donde fue erecta la iglesia de S. Stefano del Cacco, cuyo nombre deriva del hallazgo en esta zona de una estatua de cinocéfalo (“caco” o “macaco”) ahora en el Museo Gregoriano Egipcio, que junto con otras estatuas parecidas conservadas en esta sala, probablemente decoraba el pórtico de acceso al templo.

Escultura
Siglo VI a.C.
inv. MC0035
Elemento arquitectónico
Siglo I d.C.
inv. MC0025
Escultura
359-341 a.C.
inv. MC0026
Escultura
Finales del siglo IV a.C.
inv. MC0031
Escultura
359-341 a.C.
inv. MC0032
Escultura
Tarda época tolemaica - primera época imperial
inv. MC0033

de nuevo a menú facilitado.