Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Página Inicial > Percursos por salas > Pinacoteca Capitolina > Sala I - Italia central del Medioevo al Renacimiento
Sala I - Italia central del Medioevo al Renacimiento Sala II - El quinientos en Ferrara Sala III - Venecia y su territorio: el Quinientos SALA IV- Actitudes artísticas en Roma en el seicientos Sala V - Entre Quinientos y Seicientos Emilia y Roma Sala VI - La pintura en Bolonia de los Carracci a Guido Reni Sala de Santa Petronilla - La grande pintura del seicientos en Roma Sala Pietro da Cortona - La pintura barroca: Pietro da Cortona y los cortoneschi Galería Cini-Porcelanas europeas y orientales

Pinacoteca Capitolina

En la segunda planta del Palacio de los Conservadores se encuentra expuesta una importante colección de pinturas, que también abarca notables ejemplos de arte decorativo y artes aplicadas.

La Pinacoteca Capitolina es la colección pública más antigua de pinturas. Fue creada en el Campidoglio entre 1748 y 1750, con la compra de los cuadros del Cinquecento y del Seicento - entre los cuales auténticas obras de arte de Tiziano, Caravaggio y Rubens - provenientes de las colecciones Sacchetti y Pio di Savoia. Más tarde, el patrimonio del museo se enriqueció notablemente: se puede señalar particularmente la donación testamentaria del conde Francesco Cini, que en 1881 donó a la Pinacoteca una espléndida colección de porcelanas.

Sala I - Italia central del Medioevo al Renacimiento

La sala está dedicada a la pintura italiana con sujeto religioso del tardo Medioevo y del primer Renacimiento, entre fines del Trecento e inicio del Cinquecento; todas las pinturas expuestas en este ambiente están realizadas sobre tabla. Los cuadros más grandes (“retablos”) decoraban los altares de iglesias y capillas, los más pequeños formaban parte de obras formadas por diferentes imágenes (“polípticos”). El formato circular era típico, sobre todo en Florencia, de los cuadros devocionales destinados a un ambiente privado y no a una iglesia.

Las obras de la sala I permiten seguir algunas fases de la búsqueda pictórica italiana en el paisaje del tardo Medioevo al Renacimiento.

Las dos medias figuras de santos Bartolomé y Magdalena, pinturas del pintor sienés Bartolomeo Bulgarini de 1350 aproximadamente, son dos obras características devocionales, cuyos personajes sacros están situados en su tradicional iconografía: en este caso Bartolomé se reconoce por su cuchillo, instrumento de su martirio, mientras Magdalena lleva el vaso del ungüento con el cual había lavado los pies de Cristo.

Los cinco paneles con episodios de la Infancia de Cristo, de 1378, fueron realizados por el Maestro di Campli, un pintor activo entre Abruzzo y Lazio, y revelan la difusión del arte de Giotto incluso de los centros menores; estas pinturas - con la añadidura de un sexto panel actualmente en una colección privada - formaban en origen las tapas de la custodia de una escultura correspondiente a una Virgen con niño.

La Trinidad, pintada en 1405-1410, fue ordenada al pintor florentino Niccolò di Pietro Gerini por Francesco Datini, un rico mercante de Prato que en la pintura está representado en la parte inferior, fuera escala, junto con su esposa Margherita y la hija adoptiva Ginevra.

Los retablos expuestos en la sala testimonian el paisaje a una más madura sensibilidad artística, debido a la difusión en toda Italia de la renovación pictórica debida a las escuelas artísticas de Florencia, Venecia y Roma.

Un ejemplo típico de producción provincial toscana de alto nivel de calidad es la Virgen en el trono con el niño y santos realizada por el pintor luqués Agostino Marti en 1513 para la iglesia de San Francesco en Massa encargada por Alberico Malaspina Regolo, Señor de Carrara; el cuadro muestra el esquema de la “Sacra Conversación”, con los santos a los lados de la Virgen en el trono.

La Virgen en el trono con los santos Nicolás de Bari y San Martín de Tours es obra del piamontés Macrino d’Alba y probablemente fue realizada durante una breve estadía del artista en Roma, en 1495-96, como revelan las varias represas de la pintura de Italia central.

La gran tabla con la Muerte y Asunción de la Virgen de Cola dell'Amatrice, pintada hacia el 1515-16, proviene del convento de San Domenico en Ascoli Piceno y se encuentra en la Pinacoteca Capitolina desde 1824; el artista tuvo un rol particular en la difusión en centros menores del arte de Raffaello. La composición está dividida en dos partes: en la parte inferior la muerte de la Virgen, con el grupo de los Apóstoles y de santos dominicanos (Tomás, Caterina y Domenico) que lloran sobre el cuerpo de la Madre de Cristo, y en la parte superior la Asunción, con la Virgen llevada al cielo por los ángeles.

El tondo con la Virgen con el niño y los ángeles del pintor florentino Giovanni Antonio Sogliani testimonia la tendencia más conservadora del arte toscana, sin caracteres originales y trata de reproponer el estilo de los grandes maestros del Quattrocento.

Es particular el acontecimiento de la realización de la Presentación en el templo. La obra estaba destinada en su origen a la iglesia de San Domenico en Reggio Emilia y el artista boloñés Francesco Francia había comenzado a pintarla en 1514; el trabajo se interrumpió enseguida y fue retomado muchos años después por otro pintor de Bologna, Bartolomeo Passerotti, que terminó el cuadro con algunas modificaciones (la figura originaria del comitente en rodillas fue transformada en un San Girolamo).

Giovanni Antonio Sogliani (Firenze 1492 - 1544), 1510 aproximadamente
inv. PC 100
Macrino d'Alba (Gian Giacomo Alladio, Alba 1465/70 aproximadamente - 1520/28), 1495-1496
inv. PC 104
Barnaba da Modena (Modena 1328/30 - post 1386), 1372 - 1374
inv. PC 347
Francesco Francia and bartolomeo Passerotti

de nuevo a menú facilitado.