Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Página Inicial > Percursos por salas > Pinacoteca Capitolina > Sala III - Venecia y su territorio: el Quinientos
Sala I - Italia central del Medioevo al Renacimiento Sala II - El quinientos en Ferrara Sala III - Venecia y su territorio: el Quinientos SALA IV- Actitudes artísticas en Roma en el seicientos Sala V - Entre Quinientos y Seicientos Emilia y Roma Sala VI - La pintura en Bolonia de los Carracci a Guido Reni Sala de Santa Petronilla - La grande pintura del seicientos en Roma Sala Pietro da Cortona - La pintura barroca: Pietro da Cortona y los cortoneschi Galería Cini-Porcelanas europeas y orientales

Pinacoteca Capitolina

En la segunda planta del Palacio de los Conservadores se encuentra expuesta una importante colección de pinturas, que también abarca notables ejemplos de arte decorativo y artes aplicadas.

La Pinacoteca Capitolina es la colección pública más antigua de pinturas. Fue creada en el Campidoglio entre 1748 y 1750, con la compra de los cuadros del Cinquecento y del Seicento - entre los cuales auténticas obras de arte de Tiziano, Caravaggio y Rubens - provenientes de las colecciones Sacchetti y Pio di Savoia. Más tarde, el patrimonio del museo se enriqueció notablemente: se puede señalar particularmente la donación testamentaria del conde Francesco Cini, que en 1881 donó a la Pinacoteca una espléndida colección de porcelanas.

Sala III - Venecia y su territorio: el Quinientos

Sala III - Venecia y su territorio: el Quinientos

En este ambiente están reunidos los lienzos procedentes de Venecia, uno de  los centros más importantes del Renacimiento italiano, donde vivían algunos de los artistas más importantes de todos los tiempos. Capital de una República flórida y poderosa, gobernada por los “Dogi”, Venecia fue la única ciudad que manifestó una propuesta pictórica alternativa al estilo renacentista umbro-toscano. 

Por muchos siglos el estado Véneto (la “Serenissima Repubblica”) se había extraneado a los hechos culturales y políticos italianos: sus intereses se concentraban en otro, en países lejanos, de las orillas orientales del Mediterraneo hasta China- con la que la ciudad tenía ricas relaciones comerciales. El progresivo avance de los Turcos, terminó con la caída de Costantinopolis en 1453, dirigiendo Venecia hacia Italia y empujándola a conquistar su propio traspaís, hasta Lombardia; (Bérgamo y Brescia). En breve tiempo, de la segunada mitad del siglo XV, Venecia se realinea con la investigación artística italiana, transformándose en uno de los principales centros Renacentistas. Empezando por la larga carrera de Giovanni Bellini, (uno de sus Ritratto di giovane se conserva en la Galleria Cini), los artistas venecianos abandonan los esquemas de dibujo y los esquemas espaciales de la pintura del Italia central, concentrando su propia atención al uso de la luz y del color, con resultados de altísimo nivel expresivo.  
El ejemplo de Bellini y de Giorgione, muerto a poco más de treinta años durante la peste de 1510- es la base de la espléndida producción pictórica de Tiziano, del que está expuesta una tabla juvenil con el “Battesimo di Cristo”. El comitente era Giovanni Ral, un mercante español que vivía en Venecia. Representado abajo a la derecha, mientras asiste a la escena sagrada, que se abre sobre un refinado paisaje, (el blanco y el rojo de los vestidos abajo a la izquierda concentran su atención y fijan las distancias.
El tormentado Lorenzo Lotto, auténtico genio incomprendido, coetaneo de Tiziano, trabajó en diferentes centros italianos y murió en la miseria en Loreto; su Ritratto di Balestriere-, identificado en “Mastro Battista di  Rocca Contrada”, el actual Arcevia- es una obra tardía pintada en un momento de estrecheces materiales y morales. 
Impresionado por las obras lombardas del Lotto, el bresciano Giovanni Girolamo Savoldo pinta en Venecia el Ritratto di donna, impregnado de naturalismo. (Con referencia a las obras de Savoldo, muchos años después, empezó la formación inicial de Caravaggio).

 Artífice del “fare grande” de la pintura véneta, Veronese- sobrenombre de Paolo Caliari, derivado de su ciudad natal-, combina una refinada elegancia formal con un uso del color desenvuelto e innovador, como en el grande lienzo con el Ratto d’Europa, (réplica autógrafa de una obra con el mismo asunto conservado hoy en el Palazzo Ducale di Venezia. El mito es la joven Europa, raptada por Jueves, en forma de toro, y  llevada hacia la tierra que tomará su nombre. El atención se concentra sobre la sensual figura de Europa, ricamente vestida.
Entre los más tardíos representantes de la pintura del quinientos véneto, no podemos olvidarnos de Domenico Tintoretto. El Tintoretto empleó muchos años para destacarse del estilo de su padre, Jacopo Tintoretto. Lo revelan los tre grandes lienzos dedicados a la vida del Cristo; (Bautismo, Flagelación, Coronación de espinas).
En la Magdalena penitente, que Domenico firma con un distinto orgullo profesional, los signos de la penitencia y de la devoción religiosa; ( el crucifijo, la calavera, la luz divina en el rincón arriba  a la izquirda), están completamente en contraste con la vehemente belleza de la santa.

Lorenzo Lotto (Venice 1480 ca. - Loreto 1556), 1551 ca.
PC 40
Tiziano Vecellio (Pieve di Cadore 1488 ca. - Venice 1576), 1511-12
PC 41
Giovanni Girolamo Savoldo (Brescia 1480 circa – after 1548), 1525 ca.
PC 49
Veronese (Paolo Caliari, Verona 1528 - 1588), 1580-85
PC 45
Domenico Tintoretto (Domenico Robusti, Venice 1560 - 1635), 1598-1602
PC 32

de nuevo a menú facilitado.