Musei Capitolini

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Página Inicial > Percursos por salas > Tabularium > Nicho de fundación
Galería transversa Galería Nicho de fundación

Tabularium

A través de la Galería Lapidaria se accede al Tabularium avanzando junto a los cimientos del edificio (desde donde se ve el      Templo de Veiove). Esta especie de túnel desemboca en una galería que da al Foro Romano. Sobre ésta, se halla la entrada a otra sala con restos de construcciones anteriores al Tabularium.
 El ala noreste del Tabularium, con la placa grabada de la fundación del edificio, puede verse desde el exterior del complejo museístico, desde la via de San Pietro in Carcere.

La plaza del Foro Romano está cerrada, en el lado de la Colina Capitolina, por la imponente estructura en obra cuadrada del Tabularium; el edificio era la sede del archivo romano, en el cual se conservaban leyes y actas oficiales, incisos en el tabulae de bronce. Fue utilizado por primera vez por Lutacio Cátulo en el año de su consulado, el 78 a.C., como se reconoce de una inscripción incisa en bloques de una platabanda visible de la moderna calle de S. Pietro en Carcere.

El imponente monumento, admirablemente conservado en sus estructuras de cimentación, ocupa la pendiente meridional del paso que une las dos cumbres de la Colina Capitolina, el Capitolium en occidente y el Arx en oriente. El núcleo central del edificio, realizado en opus coementicium, está articulado en áreas de cimentación, un tiempo inaccesibles, y constituye el banqueo de la pendiente ( substructio); los pisos superiores, antes destinados al archivo, fueron sustituidos por las más tardías estructuras del Palacio Senatorio.

El Tabularium, de forma aproximadamente trapezoidal, presenta una importante concavidad en el ángulo hacia el Capitolium, debido a la presencia de un templo más antiguo, el templo de Veiove.

Tabularium

Nicho de fundación

Tabularium - Nicho de fundación

Desde la Galería se llega a un espacio vacío encuadrado en las imponentes estructuras de soporte de la planta superior del Tabularium conocido como vano di fondazione (cámara de los cimientos). 
A nivel del suelo de esta cámara sobresalen los restos de un edificio anterior al Tabularium. 
En una de las tres estancias conservadas se halla uno de los pavimentos de mosaico más antiguos de Roma, de fondo blanco con escamas irregulares de mármoles de color.

El Tabularium fue precedido por edificios más antiguos, dispuestos en varios niveles a lo largo de la pendiente de la colina y destruidos probablemente por el grave incendio que en el año 83 a.C. destruyó el templo de Júpiter y buena parte del área circunstante.

Dentro de una gran área de cimentación se pueden ver los avances de algunos de los mismos, con pavimentos de mosaico y cocciopesto atribuibles a fines del Siglo II a.C..
Desde la moderna escalera de madera se distinguen varios ambientes: el central, embellecido por un mosaico blanco y fino con franja negra, se abría hacia otro vano o terraza, caracterizado por un piso compuesto por fragmentos de piedras coloreadas con fondo blanco ( “lithostroton”).

Los restos de pisos de edad republicana en la pared de frente a la entrada provienen en cambio de las zonas cercanas al templo de Veiove.

Una red metálica indica una cisterna revestida con cocciopesto, puesta a la luz gracias a excavaciones recientes y referibles a un periodo más antiguo.

Elemento arquitectónico
Secunda midad del siglo II a.C.

de nuevo a menú facilitado.